Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Mira de Amescua, Antonio

Nació en Guadix en 1574 donde estudió las primeras letras. A los dieciocho años fue a Granada, y en el colegio de San Miguel estudió Leyes. En 1601 se ordenó sacerdote y en 1609 fue nombrado capellán de los Reyes Católicos de Granada

Posiblemente en 1610 entró al servicio del Conde de Lemos al que acompañaría a Nápoles. Regresó a España en torno a 1618, instalándose en Madrid donde pasará más de diez años como capellán del cardenal-infante don Fernando, descuidando sus deberes eclesiásticos en Granada, lo que le valió algunos problemas con la jerarquía eclesiástica hasta que permuta su capellanía granadina por otra en Madrid. En 1632 fue nombrado arcediano de Guadix.
Contó con la amistad de Luis de Góngora, Bernardo de Balbuena, Lope de Vega y Tirso de Molina y gozó de una gran fama como escritor, siendo solicitado con frecuencia como prologuista de libros.
Como autor dramático perteneció a la escuela de Lope de Vega, produciendo cerca de un centenar de obras: comedias religiosas, históricas y de costumbres y bastantes autos sacramentales; no se preocupó de reunir sus obras, de ahí que muchas de ellas hoy no se hayan conservado.